Bvlgari monta a base de joyas la gran ‘Festa’ del verano

JAIME DE LAS HERAS

Hay nombres que nos trasladan de inmediato a lo mejor de la tradición italiana en cuanto a lujo y artesanía. Uno de estos nombres, por méritos propios, es desde hace más de un siglo, Bvlgari, una firma que este verano ha montado una gran ‘Festa’ con tres colecciones de alta joyería que se sumergen en algunos de los más icónicos elementos de la cultura italiana y que fue presentada hace unos días en Venecia.

Bajo los nombres de Festa Italiana, Regal Festa y Festa of Precious Stones, Bvlgari lanzará este verano más de 100 joyas que irán de broches a pendientes, pasando por anillos y collares en los que engarzar metales preciosos y algunas de las gemas más reconocibles del mundo en estas tres líneas distintas, que buscarán la diferenciación entre ellas mismas además.

La primera, Festa Italiana, se centrará en detalles clásicos de la cultura transalpina como el baile, la gastronomía o tradiciones de fuerte arraigo social. Un ejemplo son los broches con forma de helados o los anillos que simularán trozos de pastel. En cuanto a las tradiciones, encontraremos detalles como la carrera de caballos Palio di Siena o el baile de la tarantela, que sumergirán la joya en un frenesí de rubíes, jades, corales y turquesas.

Por otra parte, Regal Festa homenajeará de forma espléndida los recuerdos de la grandeza del Imperio Romano a través de joyas clásicas. Diademas, collares y brazaletes en materiales tan preciados como el diamante, el oro rosa o el zafiro se conjuntarán en bases de platino para recordar el esplendoroso pasado romano.

A esta línea también se suma Festa of Precious Stones, una colección para la cual se han buscado las más selectas piedras preciosas del mundo como diamantes, amatistas, rubíes o esmeraldas, creando absolutas obras de arte dignas del nombre que portan. Ejemplos como Il Magnifico, un portentoso collar a base de diamantes engarzados que hacen brillar aún más un zafiro de 180 quilates o Il Grandioso, otro de las grandes joyas de la colección, en el cual destaca nada menos que una esmeralda colombiana de 53 quilates.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD