Dior se inspira en Versalles para su última colección de alta joyería

Cupido, atento.

meneame
Compartir

Han pasado más de 70 años –concretamente 71- desde que Dior lanzase su primera colección de alta joyería. El debut, aún con Christian Dior al frente de la marca, supuso la constatación de una alianza formal entre moda y joyas que en la actualidad se ha convertido en uno de los emblemas de la firma francesa.

Ahora, heredando aquel buen gusto, Victoire de Castellane, directora creativa de joyería de la Maison ha decidido rendir pleitesía a éstas con lo más florido, real y granado del estilo francés: Versalles. Inspirándose en antiguas piezas que reyes y consortes vistieron, de Castellane ha decidido recrear los opulentos interiores que engalanaban el palacio, así como los reflejos y destellos que las luces hacían brotar desde cada rincón.

El resultado, bautizado como Pièces Secrètes, nos traslada al mismo tiempo a un juego de seducción en el que las intrigas palaciegas cobran protagonismo a través de este ensamblaje de imbricados detalles.

Diamantes, rubelitas, amatistas y esmeraldas se entremezclan con fruición en las creaciones de Victoire de Castellane, la cual ha apostado por fundir en esta colección lo mejor de la modernidad con el poderoso legado artístico de la arquitectura de Versalles y la historia que aquí se desarrollado.