En el interior del atelier del diseñador Achille Salvagni

O cuando el lujo y el trabajo artesano se combinan con el diseño futurista pero inspirado en elementos vintage, como las películas de los 60.

meneame
Compartir

En el mundo del interiorismo es habitual el pensamiento de que un diseño de interiores solo puede ser excepcionalmente lujoso si se cumple la condición de que sea también excepcionalmente serio. Craso error.

Para demostrarnos que esta afirmación no es mas que una falacia, el diseñador de súper yates para las estrellas Achille Salvangi ha convertido su estudio de Londres en una nave espacial. Y vaya nave.

Situado en el emblemático barrio de Mayfair, en el centro de la capital británica, el atelier de Salvagni se abre al visitante como una cápsula espacial con un estilo suntuosamente retro-futurista; la decoración está inspirada en la escenografía de las películas de ciencia ficción más icónicas de los años 60, como “2001: Una odisea en el espacio”.

Lejos de dar cabida a un espacio “kitsch”, este nuevo estudio muestra a través de una exclusiva selección de obras del diseñador, junto con tres nuevas piezas, una exposición que da voz a lo mundanamente divertido. En el lado opuesto al fondo completamente blanco que posee el estudio, se encuentra un muro con paneles y ojos de buey que emulan las ventanas de una nave espacial, con vistas a las estrellas incluidas.

Además, todo desde el diseño de las piezas y los elementos decorativos hasta los materiales con los que han sido artesanalmente elaborados, están pensados para dar la sensación de flotar; entre ellos, el ónix, bronce bañado en oro de 24 quilates o nogal europeo. De este modo, texturas orgánicas y suaves curvas se yuxtaponen con formas geométricas, explorando a su vez la armonía entre el pasado y el futuro, la tradición y la innovación. El resultado es la reinterpretación propia del diseñador de una nave espacial futurista pero a base de elementos artesanos y piezas hechas a mano.