De plataforma de carbón a retiro de lujo, así es el nuevo hotel de Copenhague

ÁLVARO PÉREZ

Su nombre es The Krane (del inglés ‘crane’, que significa ‘grúa’) y se ha convertido en el lugar más bizarro donde pasar una noche en la capital de Dinamarca. Se trata de un hotel de tan solo una habitación situado en una grúa de verdad, cuya estructura data del año 1944 y se encuentra en el puerto norte de Copenhague, Nordhavnen.

La estancia interior cuenta con un salón, un spa, una sauna, una sala de conferencias y varias terrazas y está suspendida a 15 metros del suelo. Su decoración se corresponde con el estilo minimalista nórdico, con las paredes y los suelos con diseños de madera de Dinesen Douglas en un predominante color negro con muchos matices.

Además, dada la distancia entre alojamiento y centro de la ciudad, The Krane pone a disposición de sus huéspedes uno de los nuevísimos BMW i3 y un par de bicicletas para utilizar en sus trayectos durante la estancia.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD