El afeitado, ¿eléctrico o manual?

No todas las caras y todas las barbas son iguales.

meneame
Compartir

La operación afeitado divide a los hombres en dos bandos: los que prefieren afeitado eléctrico y los que lo prefieren manual. Por si aún no sabes de parte de quién estás o por si estás en el bando equivocado, te enseñamos las diferencias clave.

Lo que primero nos va a marcar la pauta entre manual o eléctrico es nuestra cara. Si tenemos la piel demasiado sensible o con tendencia a la irritación, la maquinilla manual, por mucho mimo que pongamos, acabará multiplicando los puntos irritables. La eléctrica, gracias a su sistema de cuchillas internas, está más preparada para afeitar pieles sensibles.

El otro punto fundamental nos lo marca el nivel de exigencia de afeitado que tengamos. Si en tu trabajo o vida no existe un problema con la barba de tres días, la maquinilla eléctrica puede ser perfecta, ya que permite repasar día a día tu cara sin recurrir a todo el ritual del afeitado. Si por el contrario eres de los que necesita el mentón afilado y brillante cada mañana, serás de cuchilla tradicional.

Otro de los factores claves para decantarse por un sistema u otro es el tiempo. Un buen afeitado exige tiempo pero el tradicional con la hidratación, exfoliación y enjabonamiento es más largo que uno de afeitado eléctrico. Eso sí, esto no implica que en un afeitado eléctrico no debas exfoliarte e hidratarte tras el proceso porque no hayas usado maquinilla convencional.

La cuchilla eléctrica aporta una larga lista de comodidades. Un repaso a última hora (sin protocolo de agua, toalla, etc.) o usarla en ciertos momentos en los que ni siquiera dispones de espejo son algunas de sus ventajas. Sin embargo el precio suele ser uno de sus problemas. Las maquinillas eléctricas necesitan recambios y son en un primer momento más caras, aunque a la larga la diferencia de precio suele compensar si tu cara y tu trabajo lo permiten. Las manuales de calidad tampoco son baratas pero sus recambios si son más fáciles de encontrar. Además, puestos a hacerlo bien, las cremas, brochas o exfoliantes complementarios también suelen tener precios elevados.

Las desventajas obvias del afeitado eléctrico es que el apurado nunca será perfecto por mucho que se intente, algo que a los amantes de un buen afeitado nunca les termina de convencer. Esta ventaja, propia de lo clásico, es el principal factor al que aferrarnos si lo que queremos es un resultado impecable.

Pero si tienes la piel delicada, la eléctrica será bastante más bondadosa con la piel de tu cara. La mayoría de hombres ya utilizan maquinilla eléctrica, por sus mejoras que hacen que cada vez de mejor resultado y por su comodidad de uso. Nuestro consejo es que te hagas con las dos y uses una u otra según la ocasión: un viaje, una reunión de trabajo, un repaso rápido de última hora o simplemente tu estado de ánimo o tu cansancio te harán decantarte por una u otra.