Ejercicio y diversión con el Disco Yoga

ÁLVARO PÉREZ

Poco a poco se está abriendo paso como una forma divertida de abrazar el yoga, y aunque probablemente no hayas oído hablar sobre ello, el disco yoga es hoy una realidad.

Desde discotecas como la londinense Trapeze hasta hoteles como The Hoxton, no son pocos los espacios que están empezando a impartir clases de disco yoga, disciplina concebida como una actividad para millennials amantes del ejercicio y de la marcha. Consiste en unas fortalecedoras y alegres series de ejercicios y posturas propios del yoga al son de las grandes glorias de la música disco, como Diana Ross, Donna Summer o The Jackson Five.

El disco yoga es también idóneo para combatir el estrés diario después del trabajo de una forma entretenida que rejuvenecerá tu cuerpo, mente y alma hasta el punto en que te consideres merecedor de un delicioso cóctel (sí, cóctel). Y es que en lugares como Trapeze, en Shoreditch, por asistir a una de sus clases, podrás degustar a posteriori un cóctel temático inspirado en el disco yoga. ¿Qué mejor forma de finalizar una sesión de yoga que tomando un rico Nam-Ice-Tea o Saludo al Sol de Tequila?

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD