El acuerdo de los 300 millones de Roger Federer y Uniqlo

Nuevos aires para el revés del suizo.

meneame
Compartir

Colorín, colorado, este patrocinio se ha acabado. 24 eran los años que Roger Federer ha vestido por las pistas de tenis de todo el mundo el particular Swoosh de Nike. Más de dos décadas en las que uno de los mejores tenistas de la historia –posiblemente el mejor- ha ganado casi tantos Grand Slams (20) como años llevaba con Nike.

Sin embargo, el suizo, ahora que está a punto de cumplir 37 años, decide dar un cambio de aires a su imagen y carrera firmando con Uniqlo. 300 son los millones de dólares que Roger Federer se embolsará por vestir, a partir de Wimbledon 2018, el emblema de la firma japonesa en la ropa que utilice dentro de la cancha, hasta 2028, fecha en la que el acuerdo acaba. Una auténtica barbaridad, sobre todo si tenemos en cuenta que la fecha de caducidad del tenista helvético, a pesar del mimo con el que se cuida, no llegará a esos 10 años. Sin embargo, la relación continuará aunque Federer se retire antes de 2028 (lo cual es bastante lógico y previsible).

El acuerdo, histórico no sólo en el tenis, sino también en el deporte mundial, permite así a Uniqlo continuar con su avance en mercados occidentales, bastiones en los que le está costando más posicionarse. Razón por la que entra con uno de los referentes de estilo y deporte más populares del planeta y el motivo por el que han hecho saltar la banca con Federer.

No sabemos a qué plazo pretenderá Uniqlo rentabilizar la llegada del basiliense pero desde luego el órdago está en la mesa.