Funcionalidad y diseño Montblanc para llenar de piel tus días

JAIME DE LAS HERAS

Hay una vida que se descubre a través de los surcos de la escritura con la que Montblanc lleva guiándonos durante décadas. Una misma vida que se sigue a través de los ondulantes movimientos de las manecillas que esos mismos relojes nos marcan, e incluso una misma vida que se siente y vive a través de sus perfumes.

Por eso, no es de extrañar que después de acompañarnos en tantos momentos de la vida, sea el turno de llenar de vida un elemento Montblanc. Así nace la colección 1926 Montblanc Heritage, una selección de piezas de alta marroquinería en piel que se inspira en las telas de la tribu Maasai. Basándose en el origen de estos tejidos pero también en su propia historia, aquella que nació hace más de noventa años, Montblanc ha decidido reivindicar la artesanía del cuero con una serie de complementos y piezas en auténtica piel que nos llevarán desde los bolsos a las carteras, pasando por accesorios completamente imprescindibles.

Dos colores: el marrón de la auténtica piel curtida en el exterior y el del rojo brillante del interior se dan cita en una colección imprescindible que nos acompañará en nuestro día a día. Elegancia y funcionalidad se funden bajo la precisión de los detalles del diseño Montblanc para presumir de estética vintage en una colección que aúna practicismo y belleza en todos sus poros.

Del maletín con fuelle al portadocumentos, pasando por la cartera, la colección 1926 Heritage Montblanc viste por completo las necesidades del hombre de hoy, consciente de la importancia de la tradición pero que nunca rehúye de la funcionalidad. El resultado: una colección para disfrutar y usar que presume en cada toque del diseño y savoir faire de Montblanc.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD