Manual del perfecto caballero

Vivimos momentos complicados para la caballerosidad, y es que en una sociedad en la que lo vulgar se mezcla en las tendencias cotidianas, no es difícil perder el norte en lo que respecta a las buenas maneras.

meneame
Compartir

Por ello, te mostramos nuestros consejos Robb Report para volver al sendero de la galantería convertido en un moderno caballero preparado para comerse el mundo del siglo XXI.

Recupera las viejas (pero buenas) costumbres

Los modales importan. Debería no hacer falta ni siquiera decirlo, pero como a veces andamos algo despistados, siempre viene bien un recordatorio: deja pasar a las damas primero; si vas a salir de algún lugar, sujeta la puerta por respeto al que saldrá detrás; levántate cuando alguien se vaya o se una a la mesa; en las comidas nunca empieces con tu plato hasta que todo el mundo esté servido; y muy importante, jamás te distraigas con tu teléfono móvil si estás con alguien.

Ve siempre presentable

Otra de las obviedades que nunca deberían ser ignoradas, el aspecto es tan importante como los modales si lo que queremos es causar una buena impresión. Afortunadamente, a día de hoy esta es una costumbre arraigada y son muchos los que se preocupan por cuestiones como el perfume, el peinado o el vestuario.

Escoge un perfume distintivo

Seleccionar el perfume adecuado es algo más importante de lo que parece. Al fin y al cabo, se trata de la fragancia que va a marcar nuestro paso por la oficina, un aroma identificativo con el que los demás nos asociarán. A la hora de escogerlo, no vayas por el camino fácil, sal de tu zona de marcas de confort e investiga fragancias. Seguramente te sorprenda la menos conocida.

Viaja con frecuencia

Viajar es aprender y todo caballero que se precie debe tener un amplio nivel de conocimientos. Además, explorar y conocer nuevos rincones, tradiciones y culturas forma parte de la naturaleza cosmopolita que debe alimentar. Por ello, escápate todo lo que puedas, disfruta y recopila “tips” para tu arsenal de gentleman.