Romeo está en Nápoles

No hablamos del Romeo de Julieta. Lo hacemos de uno mucho más encantador: tiene cinco estrellas y es el nuevo 'place to be' de la ciudad napolitana.

meneame
Compartir

Nápoles. Lugar de nuevas ideas, de ese feeling especial que sólo sientes cuando verdaderamente hay conexión. Lugar de nuevas oportunidades y nuevos logros; de plazas tradicionales y emblemáticas y de promesas de triunfo para artistas. Una ciudad para hablar de diseño, de lujos y facilidades.

Y, por ende, para hablar de Romeo, el hotel de cinco estrellas que, con vistas al Vesubio y Capri a lo lejos, se postula como uno de los hoteles más lujosos y estilosos de la ciudad italiana. Moderno en su estilo pero tradicional en valores, Romeo se ubica en el histórico Palazzo Lauro, símbolo de un Nápoles emprendedor y trabajador dedicado para siempre a su vocación marítima.

Romeo, inaugurado en 2008, es el hotel más innovador de Nápoles: con vistas al puerto y a poca distancia de los tesoros arqueológicos y arquitectónicos de la ciudad. El hotel es una mezcla perfecta de diseño, arte contemporáneo y antigüedades. La elección de la ubicación es una declaración de intenciones en sí misma: un edificio icónico para Nápoles, originalmente concebido con los criterios de la arquitectura moderna en un contexto de ciudad tradicional, es el punto de partida perfecto para llegar a la cercana costa de Amalfi, así como a otros lugares. destinos Una mezcla impecable de dos almas que se fusionan: modernidad y tradición; Impulso internacional y raíces locales.

El hotel Romeo ofrece 79 habitaciones y suites, todas con muebles modernos y funcionales, con grandes ventanas insonorizadas que llenan de luz natural las habitaciones.

La informalidad, la atención a los detalles, la simplicidad del estilo napolitano hacen del Lobby Bar el lugar contemporáneo e ideal para una cena o, simplemente, para relajarse con una bebida increíble o una copa de vino. El Game Lounge incluye una mesa de billar Millennium de laca negra con recubrimiento de ébano, un tablero de ajedrez de alabastro blanco y negro, una máquina “tragaperras” estadounidense que data de 1946 y una caja de juke de 1942, además de obras de Clemente y Paladino, y una biblioteca con volúmenes dedicados al diseño, el arte y la arquitectura.

Sin embargo, la verdadera estrella del hotel Romeo es el restaurante gourmet Il Comandante, en el piso 10: grandes ventanales con impresionantes vistas de la
golfo, mesas elegantes y muebles en tonos oscuros. Está abierto solo para la cena, cuando la vista es más espectacular, y los interiores casi se desvanecen para dar paso al ambiente exterior y realzan el enfoque en la cocina. Sentados en una mesa con vista a la bahía, los huéspedes casi tienen la impresión de estar suspendidos en el cielo nocturno.

Romeo está en Nápoles