Blue Label Ghost, el whisky fantasma de Johhnie Walker

Tranquilo, que no se evapora.

meneame
Compartir

No hará falta llamar a los Cazafantasmas ni a un espiritista para que este Johnnie Walker se manifieste. Más allá de su curioso nombre, la gracia de este Blue Label Ghost, una aún más limitada edición del ya de por sí exclusivo Blue Label, está en que se ha realizado un blended con single malts de ocho destilerías distintas, dando como resultado un whisky suave, realmente frutal con matices de piña, ciertas notas de avellana y chocolate negro, que posteriormente se funden en un ligero toque ahumado.

Para elaborar esta maravilla, Johhnie Walker ha recurrido a las barricas de ocho destilerías distintas. De ellas, cinco aún existen, que son las de Royal Lochnagar, Clynelish, Glenkinchie, Glenlossie y Cameronbridge. Las otras tres pasaron a ‘mejor vida’, convirtiéndose así en destilerías fantasma o lo que es lo mismo, Johhnie Walker aún atesora barricas de aquellos negocios que debieron cerrar hace tiempo. Los nombres de estas tres ‘fantasmas’ son Cambus, Pittyvaich and the Highland Single Malt y Brora. De hecho, de esta última os hablamos hace unos meses al vender uno de sus históricos whiskys por 16.000 euros.

Aunque no habrá que desembolsar tanto dinero por este nuevo Blue Label, ya que podremos adquirirlo, internet mediante, por 450 dólares, lo que al cambio serían algo menos de 380 euros. Una cantidad con la cual podríamos hacernos con un trocito de historia y que no anda muy lejos de los 210 o 220 euros en los que solemos encontrar la edición clásica de Johnnie Walker Blue Label.