Casa Marcial, la virtud de crear un lenguaje propio

Ulises Medina

La aldea de La Salgar, uno de esos lugares de película donde los telespectadores no saben si lo que se retrasmite es real o de ciencia ficción. Así es La Salgar, una aldea de cuento de hadas donde la naturaleza se apodera de todos los que lo visitan; y en donde el dos Estrellas Michelin Nacho Manzano, y su hermana Esther, poseen el ya consagrado y afamado restaurante Casa Marcial.

El restaurante, que atesora dos Estrellas Michelin y tres Soles Repsol está de estreno. Ni más ni menos que nueva temporada; y como es obvio, ¡nueva carta! Situado entre parajes y un entorno rural que sorprende por la vista, Casa Marcial apuesta por nuevos menús que siguen la misma línea conceptual que caracteriza a su chef.

Muy arraigada a la tierra; al entorno que le rodea, y al respeto a los productos y productores locales. Platos basados en una cocina de inmediatez y frescura, que respeta la tradición e introduce una evolución técnica y creativa.

En esta nueva temporada 2017 este concepto está mucho más latente, ahondando en las raíces, la estacionalidad y la integridad del producto. En las nuevas elaboraciones, Nacho Manzano y su hermana Esther, han buscado evocar al recuerdo a través del paladar aportando un elemento de sorpresa y modernidad.

Dos menús con una versión íntegra y otra más corta. El primero recoge platos históricos de Casa Marcial, y el segundo está diseñado específicamente para esta nueva temporada. La cuidada fusión del entorno y la gastronomía buscan que la visita a Casa Marcial sea una experiencia única y cien por cien repetible.

La quimera del sabor que sólo aquellos que visiten Casa Marcial podrán descubrir que tras los cinco sentidos, es posible alcanzar un sexto.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD