Cinco platos para comerse México sin que pique

JAIME DE LAS HERAS

Cuando Jorge Negrete cantaba aquello de Jalisco no te rajes, muchos europeos se sentían identificados con El charro cantor a la hora de enfrentarse a la gastronomía mexicana. Encumbrada durante décadas bajo un mantra de ‘picosita’, la cocina azteca es un desafío para paladares indómitos que llegan de los cinco continentes para descubrir una mesa sabrosa pero que para los no habituados puede ser demasiado combativa.

Pero no todo México pica, ni en todo existen ajís o decenas de chiles con los que abrasar gargantas que pecaron de valientes. Por eso, hoy nos vamos a dejar aconsejar por visitmexico.com para que nos lleve en una ruta virtual por la gastronomía mexicana sin que nuestra lengua pida tregua porque esté literalmente ardiendo.

Mazatlán, Sinaloa y su marisco.

Mecida por el Océano Pacífico y sus bravas aguas, Mazatlán es una de las grandes capitales del buen comer mexicano. Productos fresquísimos recién llegados del mar destacan en una cocina fresca y sin grandes alharacas en las que hay un rey indiscutible, el camarón. Popular en restaurantes puestos de comida de toda la ciudad, el plato bandera de la mesa mazatleco son los barbones rellenos de camarón (en la foto). Aunque también justa fama merecen otros productos del mar como la mantarraya, calamar, pulpo, langostas y jaibas.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD