Eslovenia, destino de foodies en el corazón de Europa

Situada entre Italia, Hungría, Austria y Croacia, Eslovenia es un país para comérselo.

meneame
Compartir

Eslovenia es un país de suculentos platos donde se pueden degustar exquisiteces como las ostras al toque de sal con cebada negra y gotas de aceite de apio del monte, tartar de ternera con crema agria y mousse de anchoa, o trucha fresca con espárragos y trufa.

Pero en la tranquila región del valle de Soca todo sabe mejor. En parte, debido a que esta zona, repleta de viñedos ‘biodinámicos’, cuenta con más de 400 años de historia vitivinícola, tiempo suficiente para producir deliciosos caldos con los que mejorar las comidas, pero sobre todo, porque es allí donde Ana Ros ha levantado su santuario culinario.

Junto a su marido y también sommelier Valter Kramer, Ana Ros dirige Hisa Franko, un recóndito hotel lleno de encanto situado cerca de la frontera con Italia. Además, recientemente ha sido nombrada como la Mejor Chef mujer de 2017 por la organización The World 50 Best Restaurants.

Con un estilo ecléctico muy particular, Ros ha diseñado un menú degustación de nueve platos con nombre propio únicamente a base de ingredientes naturales y locales, pero es la atención al detalle lo que hace que periódicamente numerosos gurús y entendidos de la cocina se acerquen a Eslovenia solo para cenar, dormir y desayunar en Hisa Franko. Ya se trate de hierbas silvestres, flores, manzanas, champiñones, castañas o nueces, toda la materia prima de la que se nutren los platos de Ros es recolectada en la zona en su mejor momento con el objetivo de que el comensal pueda quedarse con el sabor de la temporada y del territorio.