El huerto urbano del Hotel Wellington en pleno Barrio de Salamanca

meneame
Compartir

Sólo su fina entrada de moqueta rojo carmín; su lujosa lámpara de araña; y los elegantes botones que reciben y se encuentran a su entrada con bastón y chistera, anuncian que lo que en su interior alberga es más que un paraíso de cinco estrellas. Es el ya legendario Hotel Wellington; el templo turístico donde cineastas, gobernantes, literatos y demás personalidades de este inmenso planeta, han tenido el gusto de alojarse.

Con más de medio siglo de historia, y siendo considerado como uno de los hoteles cinco estrellas más exclusivos de la capital española, el Wellington no detiene el freno en reinventarse. Y es que el magnífico hotel, situado en la emblemática calle de Velázquez se convierte nuevamente en noticia por albergar uno de los mayores huertos urbanos en el ático del edificio. Detrás de esta fantástica propuesta sostenible, se encuentra el chef Javier Librero, el artífice de creaciones culinarias bajo el restaurante Las Raíces; una terraza moderna, elegante y diáfana al lado de la gran piscina del hotel.

Tomates, lechugas, acelgas, espárragos, e incluso árboles frutales como limoneros y naranjos sin olvidar el cítrico mano de buda; un sinfín de hortalizas, frutas y verduras que nacen en las alturas del hotel madrileño; y que son el ingrediente diario en la carta de este genuino chef.

Tal y como explica Javier, es un gusto para él poder contar con un tesoro como este pequeño y singular huerto que le permite, dependiendo de las estaciones del año, gozar de un producto fresco y vivo; que el mismo, en muchas ocasiones, recolecta para su cocina. La oportunidad de salir al campo en plena urbe; y ser sin duda, un gran proyecto trasgresor que seguro muchos otros reproducirán en los años venideros.

En esta temporada, la vid es quien protagoniza el famoso huerto del Wellington. Un parral que en los próximos meses dará uva, y cuya finalidad es sacar algunas botellas con finalidad benéfica.

Una nueva carta adaptada a la primavera, y como no, acompañados con productos frescos del tan consagrado huerto urbano. Platos que derriten al ser humano por ambos costados, y donde destaca la verdura, el pescado y las carnes. Desde entrantes y primeros como el salmorejo de tomate semiseco, a la panoteca de espinaca; ambos con ingredientes del mencionado huerto.

En los segundos, es el lomo de vaca vieja con chimichurri, y el esturión con tomate confitado y cremoso de boniato quienes presiden la mesa de todo buen caballero. Dos propuestas la mar de complejas y nada comunes, que despiertan ‘saborío’ a todo quien lo prueba. ¡Y qué decir del apartado de repostería! No tranquilos con el gentil equipo que conforma Las Raíces, este atractivo restaurante apuesta también por tener un chef encargado para los más golosos, y quien ofrece a los comensales una rica propuesta de postres de ensueño, donde los cítricos y las fresas están muy presentes.

Con este magnífico proyecto que unifica la cadena de producción alimenticia, desde lo primario del huerto a lo final de ofrecer gastronomía de autor; el Hotel Wellington se erige como uno de los precursores de una cocina de mercado sostenible y fresca gracias al restaurante Las Raíces; y a su chef Javier Libreros. Un ejemplo indiscutible a seguir, que invita a todos quienes gocen de buen comer.

Un hotel que ha hecho historia, y que en nuestros días continúa obteniendo triunfos. Un referente que hace gala de que estar a la altura en las últimas tendencias, y en el que no sólo es posible hospedarse sino de disfrutar de alta cocina gracias al restaurante Las Raíces, y a su huerto urbano en las alturas.