Santo Pecado, nuevo templo de la hamburguesa madrileña

La hamburguesa se ha convertido en la inspiración de moda en España. Es Santo Pecado uno de los emplazamientos de la frenética capital española, quien mejor representa a este icónico plato.

meneame
Compartir

Las hamburguesas son el alimento preferido para cualquier momento del día; se trata de un plato que no depara en estaciones; un producto que si es tratado con gusto y con cariño derrite a cualquier paladar. En los últimos años el auge de las hamburguesas en España ha batido records, y es que han sido muchos los grandes chefs nacionales quienes la han convertido en fuente de inspiración para convertirla en una opción adaptable para todos los gustos.

Entre el elenco de los restaurantes que ofrecen las mejores hamburguesas del Madrid más canalla, aparece en escena Santo Pecado. Un emplazamiento que ha abierto sus puertas este pasado septiembre, y que se caracteriza por ofrecer hamburguesas cien por cien naturales, teniendo como protagonista a dos tipologías de carne de ternera: la adaptación del buey de raza Wagyu, y la Black Angus.

La céntrica glorieta de Quevedo es el lugar elegido por Santo Pecado para desplegar un restaurante que cuenta con horno de carbón visto en su mismísima entrada; además de atesorar en su interior mesas altas con sillas a conjunto que invitan a pasar largas horas de tertulia a ritmo de cerveza, amigos, y hamburguesa. Asimismo, su amplia terraza es otro de los puntos fuertes de este gentil lugar, ya que da el toque chic para los días donde el sol y el calor se apoderan de los transeúntes que por Santo Pecado acuden.

Dentro del apartado de carnes son las mencionadas anteriormente Black Angus y Wagyu las que protagonizan el rico sabor de las hamburguesas. Una carta divida en dos, que posibilita al comensal elegir entre diferentes opciones dentro del apartado de Black Angus, y otras distintas alternativas en cuanto a la sección de Wagyu se refiere.

La kentucky con provolone, bacón crunch, cebolla Jim Beam, Batavia y salsa césar; y la isleña con cheddar, cebolla a la brasa, bacón crunch, mojo rojo y mayonesa casera, son las que se llevan la palma dentro de las múltiples opciones del apartado de Black Angus. Por su parte, entre las posibilidades de las de buey de raza Wagyu, se encuentran como irresistibles la nipona, con provolone, setas shiitake y ali oli de miel; y como no la oh la la, con foie, trufa, Monterey Jack, tomate natural, cebolla a la brasa y una riquísima mayonesa trufada.

No sólo hamburguesas ofrecen en Santo Pecado, y es que además de un sinfín de cervezas para apoderar al paladar de principio a fin en esta ruta sensorial; los platos para compartir también tienen mucho qué decir. Desde los santos nachos con salsa de aguacate realizada en su cocina, entre otros ingredientes fetén; a sus afamadas costillas de cerdo; y ensaladas por doquier. No cabe duda que su amplia carta hipnotiza al comensal desde que pone un pie en este fantástico local.

En definitiva, Santo Pecado es una muestra del buen hacer artesanal que la hamburguesa y sus variantes pueden llegar a conseguir. Un ejemplo de restaurante de hamburguesas gourmet que se posiciona en el mercado como una de las recomendaciones claves para cualquier comensal que por el centro de Madrid quiera acudir. Una verdadera maravilla, que junto al fantástico equipo con el que cuenta, hacen que cualquiera vuelva a repetir.