SUA: el arte de madurar la carne de vaca

meneame
Compartir

De la mano de los expertos cárnicos de Discarlux, Asador SUA by Grupo TriCiclo presenta los cortes de vaca vieja más singulares del mercado, así como unas cotas de maduración tan espectaculares como, por ejemplo, casi medio año para un buey gallego o más de dos meses para un Txuletón. Todo con el toque especial de uno de los grupos de restauración referentes en Madrid.

 

Situado en la zona del Gourmet Experience de El Corte Inglés de La Castellana (Madrid), el chef Javier Mayor ha realizado una labor extensa de investigación y de estudio de las diferentes carnes para extender lo máximo posible su maduración y trazar cortes impensables para los no iniciados.

En este sentido, y gracias a uno de los mejores criadores y distribuidores de carnes de España, Discarlux, Javier Mayor ha escogido las razas Simmental (Suiza), una de las razas más apreciadas por la buena infiltración en la carne; Frisona (Galicia) y Rubia (Galicia), muy extendidas por su morfología fuerte y robusta; Angus (Reino Unido), de alta calidad y sabor delicado; y Holstein (Holanda), con un sabor pronunciado y de gran textura y jugosidad, para ofrecer un lomo bajo de 40-50 días de maduración, un T-Bone de 20-30 días madurado, un solomillo de 10-15 días de maduración o una entraña de ternera gallega, entre otros.

Pero, además, entran en esta selección los cortes más únicos y singulares, como el Chateaubriand de 10-15 días de maduración, el Cube Roll con los mismos días madurados, el Txuletón de Rubia gallega de un kilo y hasta dos meses de maduración, el espectacular buey gallego madurado durante 150 días o el gigantesco P.P.P. Tomahawk de Simmental madurado durante 40 días que tiene que ser degustado por un mínimo de cuatro personas.

Manjares cárnicos no peleados con otros platos “para todos los públicos” como las ostras Daniel Sorlut nº2, el carabinero XL a la brasa, la burrata ahumada con verduras asadas y aceitunas, la txuleta de atún con piparras, el pulpo asado con panceta y salsa de tomatillo verde o los huevos rotos con tartar de atún rojo, entre otros platos más allá de la venerada vaca vieja.