Territorio Era, el acogedor rincón del Mercado Barceló

ULISES MEDINA

¡Ay qué calor, qué calor! Madrid es como una flor que huele siempre a verbena. Pues sí, así de revolucionada está la capital española con la llegada de las altas temperatura al son de las animadas propuestas culinarias que aterrizan por ella.

Territorio Era, no es otro que la gran apuesta gastronómica del Mercado Barceló. En pleno Tribunal, este joven Mercado ha sido inaugurado hace tan sólo un año, y en su interior no paran de llover infinidad de proyectos de autor que hacen de él, uno de los lugares más en boga del momento.

Al frente de este genuino proyecto están, Diego Benito y David Trillo, jóvenes y experimentados del sector restauración, que han pasado tanto por los fogones de Alberto Chicote, como del legendario restaurante Nikkei 225. Con ilusión y ganas de ofrecer lo mejorcito del Madrid más pomposo, de forma espontánea y vivaz; Territorio Era comienza su aventura para hacer historia.

Chiquitito, coqueto y formidable para degustar de buena gastronomía al ritmo de buen vino entre amigos. Territorio Era, ofrece una carta fina y reducida. Sabores del ayer y del hoy que combinan con productos de mercado, y que se adaptan para las estaciones de primavera – verano con platos frescos y de temporada. Cocina con tintes asiáticos, sin olvidar Andalucía y Madrid por bandera.

Desde el atún asado sobre sarmientos en hoja de plátano, porra antequerana, y semiencurtido de cebolleta; a los callos Nueva Era; la Carrillada de Vaca Vieja a la llama con su tuétano y gazpachuelo cítrico; y sin olvidar, el Rabo de Toro al fino ‘Bulería’, crema de apio – nabo, chips de batata y verduritas baby de temporada. También, los huevos rotos, atún marinado con crema de apio, nabo y trufa, son un clásico irresistible para los que por él acuden.

Y es que la esencia andaluza de sus orígenes, más el aire castizo de sus cimientos, ocasionan que en Territorio Era también haya espacio para los que vienen de paso y no quieren marchar sin probar la buena comida capitalina. Desde croquetas; riñones al Palo Cortado D.O Montilla – Moriles; al Manolito de atún con manteca ‘calorá’; y las papas rellenas, entre otros platos en consonancia.

Sin duda alguna, un templo del sabor que dará mucho que hablar en los próximos meses. Un restaurante sin precedentes en el que se concentra lo mejor de la gastronomía española, bajo la batuta de la esencia asiática como hilo conductor. Un lugar único y escondido en el maravilloso Mercado Barceló.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD