Ludovic du Plessi es además el director ejecutivo del coñac Luis XIII

El hombre que colecciona balones de fútbol

VERÓNICA MOLLEJO

Ludovic du Plessi sabe valorar un objeto extraño y especial en cuanto lo ve. El director ejecutivo de Luis XIII, el coñac más caro del mundo, guarda con gran cariño una toalla que la tenista Serena Williams llevaba en su bolsa de viaje. De igual forma, siempre le acompaña una caja de cigarrillos hecha a medida por Terence Conran, y además posee un par de zapatos cosidos a mano desde el atelier parisino Maison Corthay.

FOTO 2

En su sala de estar particular, colocados estratégicamente, encontramos su posesión más preciada: una colección de 16 balones de fútbol, todos ellos utilizados en la Copa del Mundo. “Son absolutamente insustituibles. No se trata de su valor, sino de la persona que me los ha regalado. Cada pelota tiene una conexión especial con un gran amigo”, asegura el empresario.

Este coleccionista empedernido confiesa que sería capaz de entrar en un edificio en llamas para rescatar algunos de sus preciados balones. De entre todo el repertorio, son tres sus favoritos. El primero de ellos llegó de la mano de Jean Djorkaeff, un hombre que jugó con la selección francesa durante el mundial de 1966. La otra se la entregó su hijo Youri, un amigo que también participó en la competición de 1998. Y la última, y no menos especial, está firmada por el mismísimo Pelé.

Quizás lo más difícil es no saber nunca cómo estos balones se comportan en el terreno de juego. “Solo mi hijo puede tocarlas, pero nunca jugaría con ellas. Son demasiado hermosas”, afirma Ludovic.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD