La emperatriz Sissi falleció el 10 de septiembre de 1898

Sissi, la tristeza de una emperatriz

VERÓNICA MOLLEJO

La emperatriz Isabel de Baviera, más conocida como Sissi, es una de las figuras históricas más conocidas. Querida por muchos y atacadas por otros, su temperamento independiente y rebelde, ajeno a las normas sociales, y su increíble inteligencia hicieron temblar los cimientos de la sociedad de la época. Sissi no fue nunca la princesa tierna y dulce que durante años la industria cinematográfica nos hizo creer, nadie conoció la tristeza y debilidad que se escondía ante el lujo y la belleza de tan importante mujer. Con motivo de su desafortunado fallecimiento, el 10 de septiembre de 1898, Robb Report repasa los aspectos más llamativos de su vida.

Sissi nació el 24 de diciembre de 1937 en Múnich, hija de Ludovica y Maximiliano de Baviera, un matrimonio que nunca fue muy bien avenido. Tuvo una infancia tranquila y sencilla lejos de la corte. Su propia madre se encargó de educar y atender a su descendencia.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD