E-Evolution, la revolución eléctrica de Mitsubishi

Han pasado casi 30 años desde que Mitsubishi, bajo la enseña Lancer Evolution, se erigiera como uno de los abanderados de los nuevos motores –en especial de la democratización del diesel en los noventa- para ahora, un año después de decir adiós a los clásicos Evo, pasarse al mundo eléctrico.

meneame
Compartir

Varias veces os hemos contado cuáles eran los primeros pasos de marcas emblemáticas en el terreno de los híbridos o eléctricos como Porsche, Bentley o Aston Martin, así que hoy es el turno del E-Evolution de Mitsubishi, el cual de momento es sólo un concept car, como en otras ocasiones pero que sienta las bases del futuro eléctrico, al menos en motorización, de la firma japonesa.

Bajo una estética ultradeportiva, casi tan afilada como una katana, el E-Evolution nos funde a negro en este SUV que coquetea con el mundo crossover en varios modos de conducción. Desde deportiva a urbana, el E-Evolution no deja ni un palo de la baraja sin tocar con una motorización que permitiría a cualquier tipo de usuario adaptarse a la situación. Para ello también se ayuda de sus tres motores, uno delantero y dos traseros, bautizado como Dual Motor AYC, que será el responsable de ofrecer estabilidad a un vehículo realmente inteligente que casi te dirá cómo conducir.

El remate, como un Evo clásico, llega con el sistema de tracción integral a las cuatro ruedas, estandarte de la firma desde su presencia en los World Rally Car y que se hace patente, una vez más, en un vehículo que presume de ser un auténtico 4 x 4.