El desafío del Dodge Challenger SRT Redeye

Su satánica majestad americana.

meneame
Compartir

Es posible que en el mismo tiempo que tardas en escribir Dodge Challenger SRT Redeye este bólido se haya puesto a 100 kilómetros por hora. No, no es una exageración. La nueva bestia de Dodge se pone en la centena en tan sólo 3,4 segundos. Algo lógico si tenemos en cuenta que sus más de 800 caballos vienen alimentados por un 6.2 litros, acorazado dentro de ocho pistones en uve.

A la suma, por si le faltara potencia, se añade un supercargador de 2.7 litros, que hace que pienses que estés volando a falta de alas. Nada que no nos extrañe, ya que la velocidad máxima del “coche” –entiéndase las comillas, porque es mucho más que un coche- nos permitiría ponernos a 325 kilómetros por hora (si fuera legal o encontrásemos una recta en circuito que lo soportara).

De esta manera entendemos la devoción que los estadounidenses tienen por los Muscle Car y la coronación de este Redeye, al que sólo podemos poner una pega: sólo viene disponible con un cambio automático de ocho marchas. La opción, algo menos potente para conducir en manual, llegaría con el Hellcat básico, que ‘sólo’ desarrolla 727 CV.

Pequeñas nimiedades made in USA que harán que la primera canción que suene en uno de ellos sea el Born in USA de Bruce Springsteen. Por algo será.