Ferrari 250 GTO Scaglietti, posiblemente el coche más caro del mundo

Exclusividad tras exclusividad.

meneame
Compartir

Todo coche que acabe luciendo el emblema del Cavallino Rampante siempre estará en el pedestal de los coches caros. Inaccesibles para la mayoría de los mortales, un Ferrari de fábrica ya es un vehículo suficientemente exclusivo sin necesidad de que haya escrito páginas de historia con sus ruedas. Tanto es así que se dice que tú no te compras un Ferrari, Ferrari decide vendértelo.

Sin embargo, hay casos aún más extravagantes que sí son testigos rodantes y vivientes de la historia y es ahí donde entramos hoy con el, presumiblemente, coche más caro de la historia. Su nombre es Ferrari 250 GTO, uno de los hitos de la firma, aún con Enzo Ferrari al frente, que fue desarrollado en la primera mitad de la década de los sesenta (entre 1962 y 1964) y de los que sólo se construyeron 36 unidades (las cuales sobreviven actualmente).

Sin embargo, de esas 36 se seleccionaron cuatro, que fueron modificadas por el legendario carrocero Scaglietti. Es uno de ellos, concretamente el chasis 3413, el que llegará el próximo 25 de agosto a las subastas de RM Sotheby’s de Monterey, en California, que amenaza con que el martillo de la puja cierre el precio final entre los 38 y los 51 millones de euros. Una estimación realizada por la propia firma que dejaría muy lejos al actual poseedor del récord, otro Ferrari 250 GTO Berlinetta, que “sólo” salió por 25 millones de euros.

Pero, ¿por qué el precio de este Scaglietti? Pues primero por ser uno de los cuatro que el carrocero rediseñó (único del que se conoce venta) y por haber formado parte de las escuderías Ferrari que se pilotaron en el Campeonato GT italiano de 1962 por el mítico automovilista Edoardo Lualdi-Gabardi, o por haber sido manejado por Corrado Ferlaino y Luigi Taramazzo en la Targo Florio de 1964.

Ahora sólo queda esperar hasta el 25 de agosto y ver quién se lleva esta joya a su garaje para guardar un pedacito de historia en él.