I-Pace, el SUV de Jaguar que no necesita gasolina

Diseño, tecnología punta y velocidad en el primer coche eléctrico de Jaguar.

meneame
Compartir

Lo vimos por primera vez en el Salón del Automóvil de Los Ángeles cuando se presentó como un revolucionario SUV alimentado por baterías. Este año hemos tenido la oportunidad de contemplarlo de nuevo en el legendario Salón del Automóvil de Ginebra, donde pudimos corroborar sus capacidades.

Se trata del primer coche puramente eléctrico de la compañía británica, pero esta característica no implica que el modelo haya dejado de ser un Jaguar ni que deje de conducirse como un Jaguar. De hecho, para muchos expertos del motor simplemente supone un Jaguar que resulta ser un vehículo de batería eléctrica. Es decir, que ofrece las mismas prestaciones que un deportivo pero con los beneficios de moverse por electricidad.

El I-Pace se asienta sobre una plataforma de aluminio hecha a medida y posee una nueva tecnología que le permite circular a través de dos motores eléctricos situados en cada uno de los ejes. Con 4,682 metros de longitud, este nuevo modelo maneja 400 CV de potencia, siendo capaz de pasar de 0 a 100 kilómetros por hora en tan solo 4,8 segundos.

En lo que respecta al entramado mecánico, el nuevo Jaguar presenta un conjunto de baterías de 90 kWh, elaboradas a partir de 432 células de ion-litio que hacen posible una autonomía de 480 kilómetros. Compatible con un cargador rápido de corriente continua de 100 kW, puede pasar de 0 a 80 por ciento de carga en tan solo 45 minutos. Otra opción sería un cargador doméstico de 70 kW, pero en este caso se requerirían al menos 10 horas para completar la carga.