Il Uovo, la rareza cincuentera de Ferrari

meneame
Compartir

Hay cosas que uno sólo verá una vez en la vida y debe asumirlo. El cometa Halley si uno ha nacido a deshora o ver a España ganar un Mundial de fútbol son esas rarezas que debes almacenar en la retina, siendo consciente de que verlas de nuevo será poco más que una quimera.

Entre utopías, flashbacks y algún que otro vistazo al pasado también sabemos que ver un Ferrari siempre será un motivo por el cual giremos el cuello, y aunque sea cierto de que hay más Ferraris que Halleys, descubrir por las calles un bólido del Cavallino Rampante siempre nos resulta sorprendente.

Pero podría serlo más si nos encontramos a Il Uovo, o lo que es lo mismo el Ferrari 166MM/212 Export, una rareza de la que sólo se fabricaron 28 unidades en 1951 creada por las manos del escultor Franco Reggiani y de Carrozzeria Fontana, todas hechas para competición y de las cuales se ha perdido el rastro de todas, en mayor o menor medida, a lo largo de estas seis décadas.

De todas menos una, la que hoy nos ocupa y que el próximo mes de agosto será puesto a subasta en California 30 años después de que su actual dueño se hiciera con él. Desconocemos los motivos de la venta y sobre todo nos extraña el precio en el que se supone que estará la puja, ya que no sobrepasará los cinco millones de euros. Una cantidad importante en cualquier otro tipo de subastas pero no en una rareza Ferrari, sobre todo si tenemos en cuenta que en 2013 se vendió un 1962 Ferrari 250 GTO, emblema del Maranello, por más de 38 millones de euros.

Pero volviendo al Uovo, la clave no está sólo en su historia sino sobre todo en su diseño. De carácter ovoide, bajo y ligero para la época, el Uovo ya supuso uno de los grandes avances de la aerodinámica deportiva pionera de los años cincuenta, tanto es así que incluso hubo que elevar el chasis para instalar un radiador más potente que refrigerase el coche.

A pesar de no ser un bólido excepcional, concepto que hemos de coger con pinzas ya que el Ferrari 212 Export no desarrollaba más de 175 CV en su versión más moderna, cifra baja si comprobamos que montaba un motor V12, característica que sin embargo no impedirá que los amantes de las extravagancias, del motor y de las rarezas se sientan tentados por este Uovo Rampante.

Ahora sólo queda presentarse en la subasta de RM Auctions con unos cinco millones de euros para llevárselo a casa.