MINI Countryman, listo para la aventura

Mayor comodidad a sus pasajeros y el equipamiento necesario para romper con el día a día.

meneame
Compartir

El verano nos invita a escapar de la rutina. Y para ello, debemos contar con los mejores aliados. Si de viajar se trata, confiamos en el MINI Countryman. El modelo SUV de la marca ha sido creado con una idea clara: permitir que llegues a experiencias únicas y hacerlas, si cabe, todavía más increíbles.

Con más de cuatro metros de longitud y 450 litros de capacidad en el maletero, el vehículo destaca por la comodidad que ofrece a sus hasta cinco pasajeros, perfecto para largas distancias y con la versatilidad necesaria para una escapada de 6n de semana o practicar deportes que requieren de mucha equipación.

En este sentido, destacan Picnic Bench, un asiento exterior que se extrae del maletero; Country Timer, un contador de tiempo circulando por carretera no convencional; su accesorio portabicicletas plegable; y, sobre todo, la tienda de campaña Autohome, equipada con colchón, almohadas, luz interior… idónea para acampar una noche en la playa y empezar a surfear desde primera hora de la mañana.

El portón trasero automático, además, facilita el acceso al maletero con sus tres formas de abrir: manual, con el mando a distancia del coche o, si tienes las manos ocupadas, pasando el pie por debajo del paragolpes trasero.

Y, mientras su exterior mantiene la esencia MINI –su frontal característico con faros redondos y expresivos y la parrilla hexagonal–, el diseño interior es completamente nuevo. Llama la atención especialmente su cargador de teléfono inalámbrico, que te permitirá despreocuparte de la batería durante tus viajes, y toda la conectividad gracias a MINI Connected. También, como cualquier modelo de la marca, ofrece una gran variedad de personalización.

Las características de este nuevo modelo, que le hacen tan versátil, posibilita que MINI Countryman sea, si no el único coche del hogar, sí el principal, práctico tanto en ciudad como en la naturaleza, dando un salto racional en su equipamiento pero manteniendo su esencia. Una evolución que lo convierte en el SUV más emocional del mercado.