Oro, diamantes y huesos de dinosaurio para el yate más caro del mundo

meneame
Compartir

Quizá no lo creas pero el yate más caro del mundo no es, ni de lejos, el más grande del mundo. De hecho tiene una eslora –30 metros- bastante ‘normalita’ si nos referimos al mundo de los yates de superlujo, lugar donde sin duda este History Supreme ocupa el primer puesto sin ninguna discusión.

¿El motivo? Su valor asciende a más de 3.800 millones de dólares. Sí, millones y sí, en miles. Básicamente porque este capricho de un empresario malayo (se supone que Robert Kuok) está construido con más de 100.000 kilos de oro macizo y platino. Sí, son muchos kilos, una auténtica bestialidad de hecho.

El pedido, hecho por encargo, llegó de Malasia para el diseñador Stuart Hughes.

Pero la historia no se queda sólo en el casco de este yate, forjado casi en su totalidad con metales preciosos. También por dentro el lujo está a la altura, desde el casco a los camarotes. Entre las estridencias también aparece un acuario realizado en 68 kilos de oro de 24 quilates que preside la suite principal. Allí comparte noches con una botella realizada en diamante de 18,5 quilates que vale ‘solamente’ 45 millones de dólares.

No quedan aquí los dispendios ni las sorpresas. Puede que la joya de la corona sea una de las paredes del yate, realizado con roca de meteorito y bien secundado por una estatua construida con huesos de tiranosaurio rex. Sí, lo que habéis leído, huesos de dinosaurio convertidos en escultura.

También hay decenas de pequeñas ‘minucias’ ocultas en el navío como un Iphone forrado por quinientos diamantes cuyo botón de encendido es otro diamante rosa de 7,4 quilates.

No creemos que pagar el amarre de este barco sea un dispendio demasiado grande para su propietario.

El artífice de esta locura es el diseñador británico Stuart Hughes, uno de los hombres más reconocidos en la industria del gran lujo y que tuvo que decir a uno de sus clientes que no podía construir un avión de oro porque sería imposible hacerlo volar.