Regreso a los noventa con el nuevo Aston Martin V12 Vantage V600

Black is black.

meneame
Compartir

14 son las únicas unidades –aquí podemos soltar la lágrima- que Aston Martin producirá de su nueva maravilla, el V12 Vantage V600. El bólido, evolución del mítico V8 Vantage, alumbrado en 1998, también lucirá los 600 cv que el predecesor lució.

Pero el nuevo romance no es sólo un guiño a Regreso al futuro, sino que es toda una declaración de amor al precursor. Paseando los mismos caballos y con un motor sobrealimentado de 6.0 litros, el V12 Vantage V600 presume de tipazo, a base de fibra de carbono, y de un capó más agresivo, incluyendo una parrilla en forma de panal que aumenta la sensación de deportividad.

Creado por Q, la división de personalización de Aston Martin, los 14 “magníficos” estarán divididos en siete coupés y en siete roadsters. Además se ha querido que sigan homenajeando al cine, como es el ejemplo de los alerones laterales que le vimos al DB10 de James Bond en Spectre.

Afilado y poderoso,  el nuevo Vantage también presume de apostarlo todo al negro. Habitáculo, salpicadero, tapicerías e interiores están vestidos por teñidos por completo de tonos carbón, convirtiéndose así en el coche que el Jinete Nocturno de Mad Max seguro habría deseado. Además, para los 14 miembros de este selecto club, Aston Martin facilitará una personalización exclusiva de cada vehículo, a cargo del diseñador jefe de la firma, Marek Reichman.

Todo ello con un único fin: convertir a este V12 Vantage V600 en el legítimo heredero del sello Vantage. Lo único que aún no se sabe, aparte de quién será el afortunado dueño, es el precio de cada unidad. Aunque viendo que los últimos V12 Vantage S tuvieron un precio de salida de 160.000€ (la versión coupé) y algo más de 180.000€ para la Roadster, podemos esperar casi cualquier cifra para este esperado retorno.