Saab Phoenix, el concept car que pudo ser pero no fue

meneame
Compartir

El PhoeniX, del fabricante de coches alemán Saab, es un concept car que vimos por primera vez en el Salón del Automóvil de Ginebra en 2011. Por aquel entonces, Saab ya atravesaba importantes problemas financieros que solo pudieron agravarse llegando a la bancarrota a finales de año y echando el cierre.

Sin embargo, existen algunas joyas que nos podemos llevar de la firma que presumía de utilizar componentes de la aeronáutica y este automóvil es, sin duda, una de ellas. Ciertamente extravagante pero con un atractivo innegable, el PhoeniX constaba de dos puertas de mariposa de apertura vertical que daban acceso al interior de una cabina bastante baja.

La parte delantera venía marcada por una parrilla integrada de tres etapas con profundas entradas de aire, de ahí que Saab se refiriese al PhoeniX como un coche de “aeromoción”, en referencia a la evocación visual que suscitaba en torno a los principios del diseño aerodinámico.

Mecánicamente, este modelo sobresalió por su motorización híbrida y su tracción integral, características que Saab tenía previstas incorporar también a sus coches de calle bajo la premisa de recuperar su hegemonía como abanderados del diseño vanguardista.