T-Cross, el ‘pequeño’ de la familia Volkswagen

Una nueva “T” para la firma alemana.

meneame
Compartir

Cuatro eran los Beatles, cuatro fueron los Apóstoles y cuatro son los SUV que Volkswagen tendrá en el mercado. El mayor, el ya veterano Touareg; el mediano, el Tiguan; el T-Roc, el jovencito fornido de la familia y muy pronto será el turno del pequeño de la casa: el T-Cross.

Será 2019 el año en que llegue a las carreteras europeas, después de un periplo concept que despegó en 2016, año en que fue presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra. Con su aparición se pretende llenar el vacío que Volkswagen tiene dentro de los mini-crossover, en un terreno que actualmente comandan otras firmas como Seat con el Arona o Nissan con el Juke.

Más bajo que el Tiguan y menos potente que un Touareg, el T-Cross llega para cumplir con un espacio urbano en el que se mueva con flexibilidad pero también con la capacidad de ser un todocamino ligero, pudiéndose prestar a los off-road de una forma práctica.

El vehículo, montado sobre la plataforma MQB A0 de Volkswagen, completará así el portfolio de SUV de la firma de Wolfsburgo, acercándose del mismo modo a un público más urbano pero también más joven al que empezar a conquistar hacia terrenos SUV.