Movimientos del siglo XX para alimentar el futuro Omega

Ha renacido una estrella.

meneame
Compartir

Si eres de los que piensa que el pasado siempre vuelve, te alegrará saber que Omega piensa exactamente como tú. Curioso, quizá, siempre que hablamos de una firma relojera donde tradición e innovación deben ir de la mano y que en este caso coronan a 18 de las leyendas horológicas de la empresa suiza.

Con ese número tan redondo, simbolizando el año en el que estamos, Omega presenta su Wrist Chronograph Limited Edition, moviendo 18 nuevos relojes con el calibre 18’’’ CHRO de 1913, fecha en la que Omega se convirtió en una de las pioneras en crear movimientos para cronógrafos de muñeca.

La parte posterior de uno de los Wrist Chronograph Limited Edition.

De esta manera y tras un intenso trabajo de remodelación, los maestros relojeros del Atelier Tourbillon de Omega han convertido auténticas piezas de coleccionista con 105 años de historia en relojes a los que aún les queda mucho tiempo por contar pero adaptados al siglo XXI. Relojes de 47.5 MM, teñidos de detalles vintage, como podría ser el cuero ribeteado de la correa o el dial, en esmalte blanco, contrasta con las cajas, realizadas en oros de 18 quilates, que además permiten ser abiertas en la parte posterior, enseñando el tesoro de movimiento que ocultan.

Raynald Aeschlimann, durante la presentación.

La experiencia, presentada el pasado 2 de julio en la sede suiza de Biel contó con la presencia de Raynald Aeschlimann, CEO de la firma, que comentó emocionado “que en todos los años que lleva en la compañía nunca había visto un proyecto como éste”.