Infinito, el nuevo jet privado de Airbus

ÁLVARO PÉREZ

Si bien los jets privados más lujosos ya cuentan a día de hoy con camas dobles, opulentos baños y centros multimedia, Infinito ha venido para romper todos los esquemas del lujo aéreo y es que se trata de un avión “descapotable”.

Mientras los pasajeros de otros aviones privados solo pueden relajarse en sus butacas mientras contemplan los techos blancos de los aparatos, los que viajen en el Infinito podrán disfrutar del cielo. La sensación de ser un jet descapotable la proporciona la inmensa pantalla del techo que proyecta en directo las imágenes del cielo sobre el avión, como si de un mero cristal se tratase.

El proyecto nace de la unión de Airbus y Pagani, que ha obtenido como resultado este ACJ319neo con capacidad para ocho pasajeros y una autonomía de 12.500 kilómetros (alrededor de 15 horas de vuelo).

En su interior, diversas curvas inspiradas en la naturaleza recorren la cabina junto a cenefas con forma de conchas y paredes que dividen las distintas estancias y que, además, pueden cambiar de opacas a transparentes con tan solo tocar un botón. La decoración, que posee la seña de identidad de los coches Pagani, incluye alfombras de piel natural, suelos de madera, elementos esculpidos en metal y diodos emisores de luz que pueden crear distintos ambientes de iluminación.

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD