Skyline castizo

meneame
Compartir

Ascender hasta la planta catorce de este hotel que abrió sus puertas el pasado verano es toda una experiencia. Desde su terraza –que cuenta con una pequeña piscina, una zona lounge y el restaurante Nice to Meet You– podemos disfrutar de unas excepcionales vistas del centro de Madrid, la Casa de Campo y la sierra. Y es que su ubicación, en el número 80 de la Gran Vía, pegadito a la Plaza de España, sin duda es la gran baza de este establecimiento. El resto lo pone un acertado interiorismo, obra del estudio Sandra Tarruella, en el que se combinan elementos minimalistas y contemporáneos con otros de estilo neoclásico –como su bella escalera– que se han mantenido intactos del edificio original de 1945 que da cobijo al hotel.