Siete pasos para crear un espacio de trabajo en casa

Los tiempos cambian y los espacios de trabajo también. Cada día es más normal realizar el trabajo a distancia o incluso aprovechar algunos huecos para cumplir con las tareas.

Compartir

Te traemos una serie de pasos que debes tener en cuenta para crear un buen espacio de trabajo en tu hogar.

1. Elige la mejor ubicación de la casa. Analiza los pros y contras de las distintas estancias que tengas para tu oficina en casa. También dependerá del tamaño de la casa pero lo idóneo es una habitación de un tamaño medio y que no tenga más usos que ese. Evita las estancias pequeñas o excesivamente decoradas. También aquellas que tengan camas es mejor evitarlas.

2. Buenos medios, buenos trabajos. Adquiere la mejor tecnología que se adapte a tu bolsillo. Un ordenador potente y una buena conexión a internet harán que no pierdas los papeles si el ordenador se cuelga o si el router decide dejar de funcionar. Las pantallas dobles y los accesorios wireless aumentan tu capacidad de trabajo y ganas espacio. Generalmente es complicado tener medios más potentes que en una oficina, así que intenta adaptarlo. Por supuesto, cuenta con una buena silla.

3. Automatiza tu oficina en casa. Dependiendo del navegador que uses, es posible que ofrezca múltiples variantes a la hora de encender el ordenador. Calendarios automáticos, emails, hojas de cálculo. Muchos navegadores ofrecen todos estos servicios de una manera rápida y sencilla que te ahorraran unos cuantos segundos o minutos. De la misma manera, haz que tu mesa luzca sencilla pero eficiente. Con los objetos justos para trabajar pero que no te hagan perder la concentración.

3. No olvides la función de las paredes. Si cuentas con una amplia pared donde poder trabajar, úsala. No importa tu profesión. Una pared grande donde puedas poner un tablero de corcho o de otro material y donde puedas trabajar con comodidad o hacer tus pequeños esquemas aportará claridad a tus ideas. Además también te facilitará levantarte de vez en cuando.

4. El maravilloso mundo de las vistas. Cuanto más natural sea la luz que puedas recibir, mejor. Además esta estancia también deberá contar con un buen sistema de ventilación para poder disfrutar de aire limpio cuando sea necesario. De la misma manera, evita estancias que den a patios muy ruidosos, a vistas que puedan significar distracciones o a las obras del bloque de enfrente.

5. Evita las distracciones. Suena complicado pero adopta unas rutinas laborales fuera del horario laboral. Esto implica que no uses el ordenador o el tablet para objetivos no laborales. También deberás pensar que la cocina está mucho más lejos de lo que crees y evitar esos tentadores viajes. En caso contrario, podrías adoptar por tener en la habitación pequeños tentempiés como barritas de cereales, agua o alguna fruta.

6. Trabajo es trabajo. Estar en casa no significa que puedas hacer tareas propias del hogar porque trabajes desde él. No pienses en las tareas del hogar que debes hacer o que podrías ponerte a la vez con la plancha mientras trabajas. En el trabajo no piensas en planchar a la vez verdad, pues desde casa es igual.

7. Apuesta por lo sencillo y barato. Muchas de las personas que trabajan desde casa son freelance y por ello, tampoco deben hacer grandes desembolsos económicos al comenzar. Busca las opciones más funcionales siempre y no gastes más dinero del ingresas.