Vive como un Stark en este castillo de Juego de Tronos

Medio millón de libras te separan de él.

Compartir

Si uno quiere poner rumbo al Poniente de George R.R.Martin y HBO, o quiere hacerse con una pequeña parcela en ese universo paralelo, está de suerte. Nuestros pasos nos llevan a Gosford Castle, un castillo del siglo XIX, ubicado en Irlanda del Norte, que ha servido en los últimos años como un exterior recurrente para la popular serie Juego de Tronos.

El castillo, mandado construir por Archibald Acheson, Segundo Earl de Gosford, a mediados del siglo XIX, llega así al mundo inmobiliario, dispuesto a rendir cuentas a sus nuevos propietarios. Ahora, más de un siglo y medio después, se puede convertir en una oportunidad única para que alguien tenga su propio castillo en Irlanda del Norte sin necesidad de herencias.

Además, a pesar de los variados usos del castillo, como por ejemplo cuartel durante la Segunda Guerra Mundial u hotel (último uso del edificio), está en un estado de conservación óptimo, razón por la que los expertos en localización de HBO apostaron por él.

Ésa es la misma razón por la que este castillo nos sonará si somos seguidores de Juego de Tronos, puesto que en sus jardines decapitó Robb Stark a Rickard Kastark en el capítulo Besado por el fuego, o también dentro del preámbulo de la Guerra de los Cinco Reyes.

Todo ello por cortesía de Maison Real Estate, la inmobiliaria que oferta esta joya histórica donde recrear tu propia Boda Roja (o acontecimientos más amables, claro).