Tus primeros pasos para comenzar con el yoga en casa

Cuerpo y alma siempre a punto.

Compartir

El yoga, esa disciplina que combina ejercicio físico y mental a través de diversas posturas y meditación, se ha convertido en la actualidad en una de las prácticas más habituales a la hora de hacer ejercicio. Además de sus probados beneficios, el yoga posee una enorme ventaja con respecto a otras actividades físicas, y es que se requieren muy pocas herramientas para poder practicarlo. Básicamente, tan solo necesitas una esterilla y ropa cómoda, pero si te atreves a ir un paso más allá en lo que a la práctica del yoga se refiere, alguno de estos accesorios se convertirá en tu mejor inversión.

El ladrillo

El ladrillo o bloque de yoga es uno de los accesorios más comunes entre quienes practican yoga a menudo, así como un elemento ideal para empezar a experimentar el ejercicio de esta actividad mediante el uso de accesorios. Este ladrillo puede ayudarte a alcanzar el suelo cuando te resulte difícil hacerlo, por ejemplo, en la postura del “Triángulo”, de manera que te proporciona una base de apoyo estable sobre la que sostenerte. También puedes sentarte sobre él durante los estiramientos para lograr un mejor alineamiento o utilizarlo como apoyo en posturas como la de la “Paloma”.

La rueda

Tal vez algo más inusual, la rueda de yoga te ayuda a estirar, liberar tensión y mejorar tu flexibilidad. A pesar de su intimidante aspecto, este útil accesorio puede ser utilizado tanto por principiantes como por expertos practicantes de yoga, y además, ofrece otros beneficios como servir de base para masajear la espalda.

La correa

La correa de yoga es especialmente útil cuando no puedes estirar lo suficiente para realizar una determinada postura. Además, son perfectas tanto para los practicantes más avanzados que desean aumentar su capacidad de estiramiento, como para los principiantes que quieran trabajar su flexibilidad con un punto de apoyo.

El cojín

De gran ayuda para aquellos que desean practicar esta disciplina de forma más relajada, un cojín de yoga te proporciona un punto de apoyo a la hora de realizar posturas relajadas como “Savanasa” o simplemente cuando estás sentado en los momentos de meditación.