Razones por las que Malta es un país para comérselo

Malta es un país pequeño pero lleno de encantos y uno de ellos es, sin duda, su gastronomía.

Compartir

Debido a las diferentes relaciones que ha mantenido siempre con los países vecinos con los que comparte mar, Malta posee una gran cultura gastronómica y su capital, La Valeta, es el escenario donde se puede ver con mayor claridad. Allí se pueden degustar las impresionantes milhojas de espárragos, un plato de autor del Harbour Club, o la extraordinaria cocina mediterránea de Panorama, que también goza de unas espectaculares vistas al Gran Puerto de La Valeta.

Además, no solo en La Valeta hay destacados lugares donde reponer energía, sino en todo el archipiélago. La isla de Gozo es otra localización reseñable en ese sentido, donde sobresalen restaurantes como Ta’ Philip, conocido por emplear únicamente ingredientes locales para sus platos de exquisita comida tradicional gozitana.

Si sencillamente no quieres marearte y deseas tomar algo frente al mar sin renunciar a una buena comida, tu sitio es Barracuda, un restaurante situado entre la bahía de Balluta y la bahía de Spinola. Una vez sentado podrás degustar platos de autor minuciosamente decorados en las inmediaciones de una antigua villa maltesa del siglo XVIII.

En el extremo más innovador encontramos Tarragon, que regentado por el aclamado chef Marvin Gauci, ha atraído a algunas de las mejores críticas gastronómicas a las islas maltesas con su cocina fusión mediterránea.