Cinco arias de ópera imprescindibles

Compartir

Cinco arias que han pasado a la posteridad por su compleja interpretación y por el férreo significado que, de sus melodías trasciende. No cabe duda que han sido cantadas por los tenores más reconocidos del último siglo, más que seguirán causando estragos en el futuro de este género musical. ¡La ópera no se entiende sin ellas!

He aquí un breve repaso de las cinco mejores arias; que sin duda envuelven a cualquiera que las escucha.

‘Nessun Dorma’

Sin duda alguna, es el aria más famosa de la ópera. Esta fantástica pieza pertenece al acto final de la ópera Turandot, de Giacomo Puccini. Ambientada en la China milenaria, esta histórica ópera narra la historia de la cruel princesa Turandot quien, en venganza a una antepasada mancillada, decapita a sus pretendientes si no le responden tres adivinanzas. La princesa Turandot ordena que nadie podrá dormir en Pekín hasta que se conozca el verdadero nombre del pretendiente al trono.

‘E lucevan le stelle’

Es una famosa romanza compuesta por Giacomo Puccini, con libreto de Luigi Illica y Giuseppe Giacosa. Estrenada en el teatro Costanzi de Roma, el 14 de enero de 1900.

Esta composición elegíaca del tercer acto final, es representada por el protagonista; un pintor republicano, simpatizante de las ideas liberales Mario Cavaradossi, que entona como prisionero en el Castillo italiano de Sant’Angelo, minutos antes de su inminente ejecución.

‘Una furtiva lagrima’

Es considerada como una de las arias más célebres en la historia de la ópera. Una romanza que se incluye en la obra L´elisird´amore compuesta en 1832 por Gaetano Donizetti, interpretada por los más altos tenores que ha albergado este planeta. Desde Plácido Domingo a Alfredo Kraus, Luciano Pavarotti o Tito Schipa entre otros.

Una furtiva lagrima se canta durante la octava escena del segundo acto. Trata sobre el embaucador efecto de elixir con el que intenta seducir Nemorino a su ferviente amada: una dama adinerada que no responde a su estatus de plebeyo. La pieza concluye conque Nemorino,tras ser rechazado por la cortesana, recibe una enorme fortuna por la muerte de su tío. Este hecho ocasiona que todas las muchachas de la villa empiecen a rodearlo y coquetearlo; y él, sospeche que es por resultado del elixir.

‘Vesti la Giubba’

Es una afamada aria para tenor de la ópera Pagliacci de RuggieroLeoncavallo. La primera función es de 1892, aunque ha sido representada en numerosas películas y series de televisión; haciéndola muy popular.

Comprende el final del último acto de la obra Vesti la Giubba, en la que el payaso Canio descubre que su esposa le es infiel, justo antes de que el espectáculo comience.

‘Ah, mes amis’

Este popular aria pertenece a la ópera, La fille du régiment. Esta cómica obra está compuesta por dos actos con música de Gaetano Donizetti y libreto de Jean FranÇoisBayard y J.H. Vernoy de Saint- Georges.

Fue estrenada por primera vez en París, el 11 de febrero de 1840. ‘Ah, mes amis’ se encuadra en el acto primero.

No cabe duda que esta ópera es realmente conocida por este aria, a veces referida como ‘Pourmonâme’.