Alma Rolls-Royce para gobernar los aires

Urbano, funcional y muy, muy cercano.

Compartir

Desde hace décadas Rolls-Royce maneja buena parte de los motores de muchos de los aviones en los que montamos. La división aeronáutica de la firma británica, es, con diferencia, uno de los negocios más rentables que el emblema de la doble R tiene, incluso cuando hablamos de una compañía que está especializada en vender algunos de los más lujosos coches de la historia.

Sin embargo, hoy no venimos a hablarte de aviación comercial, ni tan siquiera de ponernos a pasear el legendario Spirit of Ecstasy que actúa como mascarón de proa en las creaciones de Derby. Hoy venimos a meternos de lleno en el futuro con una fusión tan urbana como vanguardista que seguro encandilará a los entusiastas de Rolls-Royce.

Su nombre, muy británico, es Hybrid Vertical Takeoff and Landing «Air Taxi». Demasiada complejidad para un medio de transporte, aunque bastante claro. Nosotros, de momento, nos conformaremos con llamarle Air Taxi. El prodigio en cuestión, que no será comercializado con el nombre Rolls-Royce, cuenta con un motor M250 que ha sido modificado para dar vida a un generador eléctrico.

Gracias a ello se da fuerza a seis propulsores (cuatro en las alas y dos en la cola), que permitirá al Air Taxi aterrizar y despegar de forma vertical. Una vez en el aire, sus propulsores se colocarán de manera horizontal para mover la nave, pudiendo ser utilizada por hasta cinco pasajeros a la vez y alcanzando velocidades que llegarán a los 460 kilómetros por hora.

Aunque para ver eso habrá que esperar pero la ilusión no nos la quita nadie.